DOS REPORTAJES EN LA REVISTA JUAN CIUDAD DE LOS HERMANOS DE SAN JUAN DE DIOS, Nº 533 DE MAYO DE 2009

Domingo, 31 mayo 2009, 16:27 | Categoría : Blog, Información

cena-en-granada-28-03-revista-juan-ciudad-hermanos-de-san-juan-de-dios-betica-mayo-2009-533La Revista “Juan Ciudad”, nº 533 mes de mayo, de los Hermanos de San Juan de Dios en la Provincia Bética, publica un interesante reportaje sobre la “NUEVA WEB DEL ARCHIVO-MUSEO DE LA CASA DE LOS PISA” (“Las colecciones ya están en internet”), además de una página ilustrada dedicada a la Cena Benéfica del pasado 28 de marzo en el Hospital Real de Granada.

El Archivo-Museo San Juan de Dios se universaliza a través de la red. Actividades, noticias, el catálogo de su biblioteca y el cuadro de clasificación del archivo pueden ser consultados de forma rápida y cómoda.

Casa-Museo-Archivo de los Pisa en la calle Convalecencia, junto a Plaza Nueva en Granada.

La Casa de los Pisa fue construida por la familia Pisa, poco tiempo después de la reconquista de Granada por los Reyes Católicos en 1492. Acomodándose en la ciudad, desempeñaron importantes cargos, Caballeros Veinticuatro, Oidores de la Real Chancillería… han pasado a la historia por el gesto de acoger a Juan de Dios en su casa, donde murió el 8 de marzo de 1550.

Desaparecida la familia Pisa a mediados del siglo XIX, el edificio fue adquirido por la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios en 1927, por considerarse uno de los elementos más entrañables de su patrimonio.

En ella se sitúa el Archivo – Museo San Juan de Dios, centro cultural de la Orden Hospitalaria. Fue creado en enero de 1931 y está gestionado por la Provincia Bética.

Su principal finalidad es garantizar el conocimiento y la conservación del patrimonio cultural de la O.H. generado y transmitido a lo largo de la historia, con la intención de difundir la riqueza que encierra con fines pastorales, científicos y didácticos.

Junto al centro se ubica una Residencia de Mayores que presta asistencia a 85 usuarios, a través de la cual se actualiza la labor hospitalaria de San Juan de Dios, que en la actualidad está en proceso de cierre y reconversión en “Casa de Hermanos de San Juan de Dios Visitantes”, ya que en se hará una nueva, más amplia y mejor acondicionada Residencia de Mayores en terrenos cedidos por el Ayuntamiento de Granada.

FELIZ DÍA DE PENTECOSTÉS

(Día del Apostolado de los Seglares)

“VEN ESPÍRITU SANTO,
LLENA LOS CORAZONES DE TUS FIELES,
Y ENCIENDE EN ELLOS EL FUEGO DEL AMOR”.

DEUS CHARITAS EST

Por Antonio Manuel Alaminos López | Comentarios desactivados


Discurso de Su Santidad El Papa Benedicto XVI en el Santo Sepulcro de Jerusalén, y saludo a los Caballeros y Damas de la Orden Ecuestre del Santo Sepulcro allí presentes

Sábado, 16 mayo 2009, 21:39 | Categoría : Blog, Información

Discurso de Su Santidad El Papa Benedicto XVI en el Santo Sepulcro de Jerusalén.

Aquí Cristo “nos ha enseñado que el mal nunca tiene la última palabra”

JERUSALÉN, viernes, 15 mayo 2009 (ZENIT.org).- Discurso que dirigió Benedicto XVI este viernes al visitar la Basílica del Santo Sepulcro en Jerusalén, lugar de la Crucifixión, Sepultura y Resurrección de Cristo.

* * *

Queridos amigos en Cristo:

El himno de alabanza que acabamos de cantar nos une a las filas de los ángeles y a la Iglesia de todo tiempo y lugar –”el glorioso coro de los apóstoles, la multitud admirable de los profetas y el blanco ejército de los mártires”– mientras damos gloria a Dios por la obra de nuestra redención, cumplida en la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo. Ante este Santo Sepulcro, donde el Señor “ha vencido el aguijón de la muerte abriendo a los creyentes el Reino de los Cielos”, os saludo a todos en el gozo del tiempo pascual. Agradezco al patriarca Fouad Twal y al custodio, padre Pierbattista Pizzaballa, por sus amables palabras de bienvenida. Deseo expresar de igual manera mi aprecio por la acogida que me ha sido reservada por los jerarcas de la Iglesia Ortodoxa Griega y de la Iglesia Armenia Apostólica. Con gratitud tomo acto de la presencia de representantes de las otras comunidades cristianas de Tierra Santa. Saludo al cardenal John Foley, gran maestre de la Orden Ecuestre del Santo Sepulcro de Jerusalén y también los caballeros y las damas del Orden aquí presentes, agradeciendo su inagotable entrega para sostener la misión de la Iglesia en estas tierras hechas santas por la presencia terrenal del Señor.

El Evangelio de san Juan nos ha transmitido una sugerente narración de la visita de Pedro y del discípulo amado a la tumba vacía la mañana de Pascua. Hoy, a distancia de casi veinte siglos, el sucesor de Pedro, el obispo de Roma, se encuentra frente a la misma tumba vacía y contempla el misterio de la resurrección. Siguiendo las huellas del apóstol, deseo una vez más proclamar, ante los hombres y mujeres de nuestro tiempo, la sólida fe de la iglesia en que Jesucristo “fue crucificado, murió y fue sepultado”, y que “al tercer día resucitó de entre los muertos”. Elevado a la derecha del Padre, nos ha enviado su Espíritu para el perdón de los pecados. Fuera de Él, a quien Dios ha constituido Señor y Cristo, “no hay bajo el cielo otro nombre dado a los hombres por el que nosotros debamos salvarnos” (Hechos 4, 12).

Al encontrarnos en este santo lugar y considerando ese asombroso acontecimiento, ¿cómo podríamos no sentirnos con el “corazón conmovido” (Hechos 2, 37) como los primeros que escucharon la predicación de Pedro en el día de Pentecostés? Aquí Cristo murió y resucitó, para no morir nunca más. Aquí la historia de la humanidad cambió definitivamente. El largo dominio del pecado y de la muerte fue destruido por el triunfo de la obediencia y de la vida; el madero de la cruz revela la verdad sobre el bien y el mal; el juicio de Dios fue pronunciado sobre este mundo y la gracia del Espíritu Santo fue derramada sobre toda la humanidad. Aquí Cristo, el nuevo Adán, nos ha enseñado que el mal nunca tiene la última palabra, que el amor es más fuerte que la muerte, que nuestro futuro y el de la humanidad está en las manos de un Dios providente y fiel.

La tumba vacía nos habla de esperanza, la misma que no defrauda, porque es don del Espíritu Santo, que nos da la vida (cf. Romanos 5, 5). Este es el mensaje que hoy deseo dejaros, al concluir mi peregrinación a Tierra Santa. ¡Que la esperanzase eleve nuevamente, por la gracia de Dios, en el corazón de cada persona que vive en estas tierras! Que pueda arraigarse en vuestros corazones, permanecer en vuestras familias y comunidades e inspirar a cada uno de vosotros un testimonio cada vez más fiel del Príncipe de la Paz. La Iglesia en Tierra Santa, que continuamente ha experimentado el oscuro misterio del Gólgota, no debe nunca dejar de ser un intrépido heraldo del luminoso mensaje de esperanza que proclama esta tumba vacía. El Evangelio nos dice que Dios puede hacer nuevas todas las cosas, que la historia no necesariamente se repite, que las memorias pueden ser purificadas, que los frutos amargos de la recriminación y de la hostilidad pueden ser superados, y que un futuro de justicia, de paz, de prosperidad y de colaboración puede surgir para cada hombre y mujer, para toda la familia humana, y de manera especial para el pueblo que vive en esta tierra, tan querida por el corazón del Salvador.

Este antiguo Memorial de la Anástasis es un testigo mudo tanto del peso del nuestro pasado –con todas sus faltas, incomprensiones y conflictos–, como de la promesa gloriosa que sigue irradiando desde la tumba vacía de Cristo. Este lugar santo, donde la potencia de Dios se reveló en la debilidad, y los sufrimientos humanos fueron transfigurados por la gloria divina, nos invita a mirar una vez más con los ojos de la fe el rostro del Señor crucificado y resucitado. Al contemplar su carne glorificada, completamente transfigurada por el Espíritu, llegamos a comprender más plenamente que también ahora, mediante el Bautismo, llevamos “siempre en nuestros cuerpos por todas partes el morir de Jesús, a fin de que también la vida de Jesús se manifieste en nuestro cuerpo” (2 Corintios 4, 10-11). ¡También ahora la gracia de la resurrección está actuando en nosotros! Que la contemplación de este misterio impulse nuestros esfuerzos, como individuos y como miembros de la comunidad eclesial, para crecer en la vida del Espíritu mediante la conversión, la penitencia y la oración. Que nos ayude a superar, con la potencia de ese mismo Espíritu, todo conflicto y tensión nacidos de la carne y remover todo obstáculo, por dentro y por fuera, que se interpone en nuestro testimonio común de Cristo y en el poder de su amor que reconcilia.

Con estas palabras de aliento, queridos amigos, concluyo mi peregrinación a los santos lugares de nuestra redención y renacimiento en Cristo. Rezo para que la Iglesia en Tierra Santa obtenga siempre una mayor fuerza de la contemplación de la tumba vacía del Redentor. En esa tumba está llamada a sepultar todas sus ansiedades y temores para resurgir nuevamente cada día y proseguir su viaje por los caminos de Jerusalén, de Galilea y más allá, proclamando el triunfo del perdón de Cristo y la promesa de una vida nueva. Como cristianos, sabemos que la paz que anhela esta tierra lacerada por los conflictos tiene un nombre: Jesucristo. “Él es nuestra paz” que nos ha reconciliado con Dios en un solo cuerpo mediante la Cruz, poniendo fin a la enemistad (cf. Efesios 2, 14). En sus manos ponemos toda nuestra esperanza en el futuro, como lo hizo Él en la hora de las tinieblas poniendo su espíritu en las manos del Padre.

Permitidme que concluya con unas palabras particulares de aliento a mis hermanos obispos y sacerdotes, así como a los religiosos y a las religiosas que están al servicio de la amada Iglesia en Tierra Santa. Aquí, ante la tumba vacía, el corazón mismo de la Iglesia, os invito a renovar el entusiasmo de vuestra consagración a Cristo y vuestro compromiso en el amoroso servicio a su místico Cuerpo. Tenéis el inmenso privilegio de dar testimonio a Cristo en esta tierra que Él ha santificado mediante su presencia terrena y su ministerio. Con pastoral caridad permitís a vuestros hermanos y hermanas y a todos los habitantes de esta tierra percibir la presencia que sana y el amor reconciliador del resucitado. Jesús nos pide a cada uno de nosotros que seamos testigos de unidad y de paz para todos aquellos que viven en esta Ciudad de la Paz. Como nuevo Adán, Cristo es la fuente de la unidad a la que está llamada toda la familia humana, esa misma unidad de la que la Iglesia es signo y sacramento. Como Cordero de Dios, él es la fuente de la reconciliación, que es al mismo tiempo don de Dios y sagrado deber que se nos ha confiado. Como Príncipe de la paz, Él es el manantial de esa paz que supera cada comprensión, la paz de la nueva Jerusalén. Que Él pueda sosteneros en vuestras pruebas, confortaros en vuestras aflicciones, y confirmaros en vuestros esfuerzos por anunciar y extender su Reino. A todos vosotros y a los que dedicáis vuestro servicio, os imparto cordialmente mi bendición apostólica, como prenda del gozo y de la paz de la Pascua.

[© Copyright 2009 - Libreria Editrice Vaticana]

Por Antonio Manuel Alaminos López | Comentarios desactivados


CONFERENCIA EN EL AULA DE CULTURA DE IDEAL DEL CABALLERO DON JOSÉ ANTONIO MUÑOZ RAMÍREZ

Martes, 12 mayo 2009, 5:38 | Categoría : Blog, Información

Interesantísima Conferencia en el Aula de Cultura del diario IDEAL de Granada del Caballero don José Antonio Muñoz Ramírez.
¡Enhorabuena!

DEUS CHARITAS EST

conferencia-en-el-aula-de-cultura-de-ideal-del-caballero-don-jose-antonio-munoz-ramirez-12-5-09

Por Antonio Manuel Alaminos López | Comentarios desactivados


Participación del Gran Maestre en las XXXI Jornadas Aequitas

Lunes, 11 mayo 2009, 7:51 | Categoría : Información, Uncategorized

jornadas_aequitasFray Juan José Hernández Torres participará el Lunes 11 de Mayo a las 17:45 en una mesa redonda sobre el caso de Inmaculada Echeverría, dentro de las Jornadas sobre “Autonomía de la voluntad: Proyecto de Ley Andaluz de Derechos y Garantías de la Dignidad de las Personas en el Proceso de la Muerte”, organizadas por la Fundación Aequitas y el Colegio Notarial de Andalucía. Dichas jornadas se celebraran los días 11 y 12 de mayo de 2009, en la sede de Granada del Colegio Notarial de Andalucía, calle San Jerónimo, 50.

(Pinchar en la imagen para ver el programa completo y poder participar)

Por Fco. Javier García Castellano | Comentarios desactivados


El Camino de San Juan de Dios en Granada

Lunes, 11 mayo 2009, 7:34 | Categoría : Portada

sanjuandediosAl final del siglo XV, tres años después del descubrimiento de América, siendo El año del Señor de 1495 el 8 de marzo, nace Juan Ciudad Duarte (San Juan de Dios),en Montemor-o-Novo pueblecito de la diócesis de Evora (Portugal).

A la edad de ocho años se establece en Oropesa(Toledo), trabajando como pastor durante 18 años en la casa de Francisco Cid Mayoral.

En 1523 se alista en el ejército y participa en la guerra contra Francisco I en Fuenterrabía. Poco después continúa con su oficio de pastor, hasta la campaña de Carlos I contra los turcos en 1532, en la que también se alista.

(más…)

Por Juan José Hernández Torres | 2 comentarios »


DOS ACTIVIDADES DEL GRAN MAESTRE DE LA ORDEN DE CABALLEROS Y DAMAS DE SAN JUAN DE DIOS

Lunes, 11 mayo 2009, 4:32 | Categoría : Blog, Información

12408454814491La revista “Paso a Paso” del Excmo. Ayuntamiento de Granada dedica una entrevista de una página de extensión, la nº 17 de Mayo /2009, a Fray Juan José Hernández, titulada “Mis Misas se llenan”.

También el Gran Maestre asistió especialmente invitado a la toma de posesión del Teniente General Jefe del MADOC, don Francisco Puentes, el pasado 27-4-2009, quien ha participado con anterioridad en varios actos relacionados con San Juan de Dios y su Basílica.

Por Antonio Manuel Alaminos López | Comentarios desactivados


La opinión del Papa sobre el SIDA.

Miércoles, 6 mayo 2009, 1:27 | Categoría : Información

el_papa_benedicto_xvi

Durante las últimas semanas se han podido ver virulentos ataques al Papa en diversos medios de comunicación por sus opiniones sobre los medios óptimos de prevención del SIDA. En muchos casos estas críticas procedían de posiciones fuertemente ideologizadas ancladas bien en el ateismo o en el mero anticlericalismo que, probablemente, hubieran seguido atacando al jefe de la Iglesia Católica aunque hubiera estado de acuerdo en el uso del preservativo como, al parecer, único medio preventivo del contagio del virus de la inmunodeficiencia humana. También hubo al respecto opiniones “científicas”. Es bien conocida la postura al respecto de la revista Lancet, que ha realizado reiteradas críticas a este respecto tanto a Benedicto XVI como a su antecesor, Juan Pablo II.

Lo cierto es que, científicamente hablando, el Papa no se equivoca aunque esto no sea una cuestión de fe. Hasta el más tonto tiene que estar de acuerdo en que quien no práctica el sexo no puede contagiarse del virus, al menos por esta vía. ¿O será que alguien quiere convencer a su mujer de que lo cogió en un servicio público?. Pretender que cuando el Papa propone la abstinencia de la fornicación como método de control del SIDA en lugar del uso del preservativo, los oyentes sólo van a oír la segunda parte no es menos ridículo. Y pensar que el Papa puede ir contra los Evangelios recomendando el uso incontrolado del sexo, con o sin condón, es impropio de cualquier mente con un coeficiente intelectual normal.

(más…)

Por Nicolas.Roberto.Robles | Comentarios desactivados