Crónica de la Solemne Ceremonia de Investidura de Caballeros y Damas de la Asociación del Santo Sepulcro y Basílica de San Juan de Dios de 27 de marzo de 2010.

Martes, 13 abril 2010, 1:31 | Categoría : Blog, Portada

Nueva Investidura de Caballeros, Decuriones y Escuderos.-

SAN JUAN DE DIOS

En la tarde del sábado 27 de Marzo, a las 20:30 horas, en la Basílica de San Juan de Dios, tuvo lugar el acto de investidura de los Caballeros y Damas de la Orden del Santo Sepulcro y Basílica de San Juan de Dios y la investidura de los grados menores, Escuderos y Decuriones.

Se inició la procesión de entrada, precedida por la Cruz, los Ciriales, la Espada para el acto de investidura y la Bandera de la Orden. En la procesión de entrada todos los Caballeros y Decuriones llevaban la cabeza cubierta con capucha. En esta solemne procesión, comenzó a sonar el himno de la orden “Deus Charitas Est”, como en otras ocasiones, pero esta vez en su versión grabada por el Coro de Cantores de la Basílica de San Juan de Dios en un disco compacto. Finalizada la procesión de entrada, y llegados la Espada y la Cruz al altar, cada uno ocupó su sitio.

Los miembros de la Orden ya investidos se colocaron en los primeros bancos de la Iglesia, y, en el trozo de la izquierda de la Basílica que separa bancos y altar, se situaron los postulantes: Caballeros, Escuderos y Decuriones.
El Ilmo. Sr. Don Jesús García Muñoz, Arcarius de la Orden y Magister Ceramoniarum, acompañado del Ilmo. Sr. Don Juan Luís Aguilera Castilla, Prefecto de los grados menores de la Orden y Vicemagíster Ceremoniarum, comenzaron el acto con la presentación del Gran Maestre, el Excmo. Sr. Fray Juan José Hernández Torres. La presentación de los Caballeros pendientes de investidura y de los Grados Menores fue realizada también por el Magister Ceremoniarum de la asociación, quien también nos presentó al Superior Provincial de la Provincia de Nuestra Señora de la Paz -Provincia Bética- de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios y licenciado en Derecho Canónico por la Universidad Gregoriana de Roma, Fray José Luis Muñoz, quien por vez primera acudía a este evento y en el que ocupó un lugar distinguido al pie del presbiterio.

El Gran Maestre comenzó indicándonos que los Caballeros que en este día recibirán la muceta y la venera se deben comprometer para velar por la Basílica de San Juan de Dios y sobre todo por el Santo Sepulcro, manteniendo a su vez la espiritualidad de San Juan Dios, que es sobre todo la Caridad para toda persona que esté en necesidad.
Prosiguió explicando que la Basílica forma un monumento a la Caridad, como el retablo mayor nos indica. Si observamos los estípites centrales forman una gran vela encendida, donde la llama rodea a la Inmaculada Concepción, quien dio a luz la Caridad del Amor, iluminando a toda la Iglesia, y sobre ella, el Espíritu Santo. En la base de la vela está el Sacramento de la Caridad, del Amor, en el Sagrario. Y en el centro de la vela está el Sepulcro de San Juan de Dios el que hizo presente la Caridad de Dios entre los hombres. Es un monumento a la caridad, continuó, motivo por el cual los Caballeros se
encargarán de mantener vivo este monumento y también la llama de la Caridad que es lo que indica.
Nos recordó que la Basílica es la casa madre de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios; es el punto donde miran todas las casas de la Orden de San Juan de Dios, distribuidas por los cinco continentes. Por supuesto, recalcó, los hermanos de la Orden Hospitalaria están detrás de la Orden de Caballeros y Damas para ayudar y para que podamos hacer realidad nuestro deseo de mantener este monumento y su signo en la sociedad en la que vivimos.
Nos hizo prestar atención al hecho de estarnos enfrentando a una época nueva, que, desde el punto de visto cultural, es un renacer de los valores del hombre. Así, la Orden de Caballeros está asistiendo a este renacer de valores, a este nacimiento del nuevo espíritu del hombre, donde no sabemos cómo será esta nueva época ya que tendremos que entrar en ella para comprenderla. Pero, ciertamente, como Caballeros debemos aportar una nueva espiritualidad al nuevo siglo que vivimos. Es una tarea importante
que tenemos como Caballeros y Damas del Santo Sepulcro de San Juan de Dios.

Acto seguido a la exposición del Gran Maestre se presentaron a los principales miembros de la junta directiva de la asociación que estaban allí presentes. Como Senescal, la Excma. Sra. Doña María del Carmen Maroto Vela; como Canciller el Ilmo. Sr. D. Andrés Tortosa Muñoz; como Arcarius el Ilmo. Sr. Don Jesús García Muñoz; como Vicesenescal el Ilmo. Sr. D. Valentín Pedrosa Rivas; como Vicecanciller el Ilmo. Sr. D. José Maldonado Martínez. Los vocales que pertenecen a la Junta Directiva y que estaban allí presentes fueron omitidos.
Primero comenzó el acto de investidura de los Escuderos, de acuerdo con el
protocolo establecido; fueron investidos:

+ Dom. Luis Miguel Yeguas López. Médico: acompañado de su padrino el Ilmo. Sr. D. Vicente Crespo Ferrer.
+ Dom. Luis Alberto Pozo Rosales, estudiante de 5º de Derecho, acompañado de su madrina, la Ilma. Sra. Dª Antonia María Rosales Cano.
+ Dom. Ángel Santiago Oliveras López, Arquitecto, acompañado de su padrino el Ilmo. Sr. D. Valentín Pedrosa Rivas.
+ Dom. Eduardo Agudo Aponte, Farmaceútico, acompañado de su padrino el
Excmo. Sr. D. Julio Boza López.
+ Dom. Pablo Romero García, Estudiante de 2º de medicina, acompañado de su padrino, el Ilmo. Sr.D. Valentín Pedrosa Rivas.
+ Dom. Rafael Martínez Huertas, médico, acompañado de su padrino, el Ilmo. Sr. D.Vicente Delgado Florencio.
+ Dom. Ignacio Ferrer Pérez, farmaceútico, acompañado de su padrino, el Ilmo. Sr. D. Vicente Delgado Florencio.
+ Dom. Melchor Garrido Ruiz, Farmaceútico acompañado de su padrino el Ilmo. Sr. D. Manuel Fuentes Rodríguez.
+  Dom. Luisa Mª Gámiz Marcos, Farmaceútica, acompañada de su padrino, el Excmo. Sr.D. Julio Boza López.
+ Dom. Vicente Crespo Lora, médico, acompañado de su padrino, el Ilmo. Sr.D. Vicente Crespo Ferrer.

Posteriormente fueron investidos los Decuriones. El Prefecto interpeló a los
postulantes si estaban dispuestos a ser Decuriones, profesar obediencia y aceptar el modo de vida de la Orden. Uno de los Decuriones postulantes leyó la profesión de fe en nombre de todos con la mano puesta sobre el Evangelio. Después de una pequeña oración, comenzó la investidura de los Decuriones mediante el rito del espaldarazo, donde se utiliza una espada que toca primero en el hombro derecho del Decurión arrodillado, luego en el hombro izquierdo y finalmente en la cabeza. Los Decuriones investidos fueron el Sr. D. Francisco de Paula Benítez Aguilar, Periodista e Historiador, acompañado de su padrino el Ilmo. Sr. D. Antonio Alaminos López y el Sr. D. Santiago Aguilera Castilla, abogado, acompañado de su padrino el Ilmo. Sr. D. Angel Pinto Hita.

Decuriones al servicio en una Investidura

Finalizada la investidura de los grados menores de la orden, comenzó la investidura de los Caballeros y Damas. El Gran Maestre realizó una interpelación general a los asistentes en cuanto a poner alguna objeción a los aspirantes o guardar silencio en lo sucesivo. Ya que ninguno de los que allí estaban puso objeción alguna, se presentó a cada uno de los Caballeros leyendo sus respectivos currículos abreviados por el Caballero Magister
Ceremoniarum. Después de la Profesión de Fe, llegó el ritual de investidura y
espaldarazo, donde cada Caballero se postró de rodillas en un reclinatorio frente al sagrario y afirmó su voluntad de ser nombrado Caballero del Santo Sepulcro y Basílica de San Juan de Dios. Aún de rodillas, se les impuso la muceta y la venera de la Orden bendecida, recibieron el espaldarazo con el bastón de San Juan de Dios, dando un golpe a la derecha, otro a la izquierda y otro a la derecha. Antes de levantarse cada Caballero besó la reliquia del Santo que está en el báculo, recibió su diploma que lo acredita como miembro de la Orden y regresó a su sitio.
En el momento de la investidura cada Caballero estuvo acompañado por dos padrinos.
Los Caballeros y Damas investidos junto con los nombres de sus padrinos fueron:
· Excmo. Sr. D. Vicente Calatayud Maldonado, acompañado por sus padrinos la Excma Sra. Doña Carmen Maroto Vela y la Ilma. Sra. Dª María Castellano
Arroyo.
· Ilmo. Sr. D. Francisco Javier de Teresa Galván, acompañado por sus padrinos el Ilmo. Sr. don Federico Torres Casado y el Ilmo. Sr. don Vicente Delgado Florencio.
· Ilmo. Sr. Don Francisco Rodríguez Aguado, acompañado por sus padrinos el
Ilmo. Sr. don Valentín Pedrosa Rivas y el Ilmo. Sr. don Felipe Pascual Torres
· Ilma. Sra. Dª. Emilia Andeyro Quesada, acompañado por sus padrinos el Ilmo. Sr. don José Blas Serrano García y el Ilmo. Sr. D. Salvador Díaz Jiménez
· Ilmo. Sr. Don Miguel Moreno Romera, acompañado por sus padrinos el Ilmo. Sr. don José Blas Serrano García y el Ilmo. Sr. don Salvador Díaz Jiménez.
· Ilma. Sra. Dª. Maria José Manrubia Abellán, acompañada por sus padrinos el Ilmo. Sr. don Valentín Pedrosa Rivas y el Ilmo. Sr. don Juan Luis Aguilera
Castilla.
· Ilma. Sra. Doña Águeda Álvarez de Morales Dávila Ponce de León, acompañada de sus padrinos el Ilmo. Sr. don Juan Luis Aguilera Castilla y la Ilma. Sra. Dª Mª José Manrubia Abellán.
· Ilmo. Sr. Don José Manuel Pinto Hita, acompañado por sus padrinos el Ilmo. Sr. don Ángel Sebastián Pinto Hita y el Ilmo. Sr. don Pedro José Maldonado Ortega.
·  Ilma. Sra. Doña Amelia Rodríguez Muñoz, acompañada de sus padrinos la Ilma. Sra. Dª Águeda Álvarez de Morales Dávila Ponce de León y el Ilmo. Sr. don Ángel Sebastián Pinto Hita.
· Ilmo. Sr. Don Salvador Díaz Lachica, acompañado por sus padrinos el Ilmo. Sr. don José Blas Serrano García y el Ilmo. Sr. Don Salvador Díaz Jiménez.

San Juan flanqueando la Urna en que descansan los restos de San Juan de Dios.

Una vez terminada la investidura se inició la procesión al camarín donde descansan los restos de San Juan de Dios. Llegados al camarín y con las puertas del mismo abiertas, todos los Caballeros y Damas, situadas alrededor de la Urna con los restos del Santo, hicieron juramento ante las reliquias de San Juan de Dios. Iniciaron la procesión de vuelta mientras se escuchaba el Te Deum y todos los recién investidos volvieron a la Iglesia, recibiendo el saludo litúrgico de los Caballeros que los habían apadrinado.
El Gran Maestre, con una bendición, concluyó la ceremonia.
Por Pedro José Maldonado Ortega. Caballero Cronista.

Por Pedro.Jose.Maldonado | Comentarios desactivados

Los comentarios están cerrados