Crónica de la Solemne Ceremonia de Investidura de Caballeros, Damas y Decuriones del 6 de Noviembre de 2010

Lunes, 20 diciembre 2010, 18:32 | Categoría : Información

 

Crónica de la Solemne Ceremonia de Investidura de  Caballeros, Decuriones y Escuderos del 6 de Noviembre de 2010.

En la tarde del sábado 6 de noviembre, a las 20:30 horas, en Granada, en la Basílica de San Juan de Dios, tuvo lugar el acto de investidura de los Caballeros y Damas de la Orden del Santo Sepulcro y Basílica de San Juan de Dios y la investidura de los grados menores, Escuderos y Decuriones.

Se inició la procesión de entrada, precedida por la Cruz, los Ciriales, la Espada para el acto de investidura y la Bandera de la Orden. En la procesión de entrada todos los Caballeros y Decuriones llevaban la cabeza cubierta con capucha. En esta solemne procesión, comenzó a sonar el himno de la orden “Deus Charitas Est”, como en otras ocasiones, en su versión grabada por el Coro de Cantores de la Basílica de San Juan de Dios en un disco compacto. Finalizada la procesión de entrada, y llegados la Espada y la Cruz al altar, cada uno ocupó su sitio.

Los miembros de la Orden ya investidos se colocaron en los primeros bancos de la Iglesia, y, en la parte de la izquierda del transepto de la Basílica, en el lugar que separa los bancos de los fieles y el altar, se situaron los postulantes: Caballeros, Escuderos y Decuriones.

El Ilmo. Sr. Don Andrés Tortosa Muñoz, Canciller, acompañado del Ilmo. Sr. Don Juan Luís Aguilera Castilla, Prefecto de los grados menores de la Orden y Vicemagíster Ceremoniarum, comenzaron el acto con la presentación del Gran Maestre, el Excmo. Sr. Fray Juan José Hernández Torres. La presentación de los Caballeros pendientes de investidura y de los Grados Menores fue realizada también por el Canciller de la asociación.

El Gran Maestre comenzó indicándonos que los Caballeros que en este día recibirán la muceta y la venera se deben comprometer para velar por la Basílica de San Juan de Dios y sobre todo por el Santo Sepulcro, manteniendo a su vez la espiritualidad de San Juan Dios, que es sobre todo la Caridad para toda persona que esté en necesidad.

Nos hizo prestar atención al hecho de estarnos enfrentando a una época nueva, que, desde el punto de visto cultural, es un renacer de los valores del hombre. Así, la Orden de Caballeros está asistiendo a este renacer de valores, a este nacimiento del nuevo espíritu del hombre, donde no sabemos cómo será esta nueva época ya que tendremos que entrar en ella para comprenderla. Pero, ciertamente, como Caballeros debemos aportar una nueva espiritualidad al nuevo siglo que vivimos. Es una tarea importante que tenemos como Caballeros y Damas del Santo Sepulcro de San Juan de Dios.

El Gran Maestre explicaba cómo en las obras de arte musicales cultas ya se empieza a escuchar, en medio de la disonancia propia de la cultura posmoderna actual, indicios de una armonía que anuncia un orden nuevo. El Siglo XXI, comentó, es el Siglo de la Espiritualidad. La humanidad ha atravesado dos períodos históricos complicados para el hombre: el materialista siglo XIX y su exacerbación, el absurdo siglo XX. El mundo no puede caer más bajo en lo relativo a la deshumanización. Hemos tocado fondo porque se han destruido los valores. En el mundo posmoderno no existen valores por culpa del relativismo imperante: todo vale. Cualquier valor es igual que su contrario. Por esta razón no existen valores y su consecuencia es el absurdo.

No obstante, Fray Juan José Hernández insistió en que estamos empezando el Siglo XXI, el Siglo de la Espiritualidad, que ya se deja entrever y que irá cada vez a más, lo que supone un desafío, un reto para los Caballeros y Damas del Santo Sepulcro. Por lo tanto, los Caballeros y Damas tienen la tarea de continuar esta senda de espiritualización, de primacía del espíritu en nuestras vidas. Es momento de renovación espiritual y de crecimiento interior y a este trabajo interior nos exhortó el Gran Maestre.

Seguidamente a la exposición del Gran Maestre se presentaron a los principales miembros de la Junta Directiva de la asociación que estaban allí presentes. Como Senescal, la Excma. Sra. Doña María del Carmen Maroto Vela; como Canciller el Ilmo. Sr. D. Andrés Tortosa Muñoz; como Vicesenescal el Ilmo. Sr. D. Valentín Pedrosa Rivas; como Vicecanciller el Ilmo. Sr. D. José Maldonado Martínez. Los vocales que pertenecen a la Junta Directiva y que estaban allí presentes fueron omitidos.

Primero comenzó el acto de investidura de los Escuderos, de acuerdo con el protocolo establecido; fueron investidos:

  • Dom. Don Carlos Hernández Arredondo. acompañado de su padrino el Ilmo. Sr. D. Valentín Pedrosa Rivas.
  • Dom. Doña María del Mar Agudo Aponte, estudiante de 5º de Derecho*, acompañado de su padrino, el Ilmo. Sr. Dº José Maldonado Martínez.
  • Dom. Francisco de Borja Torres Béjar, Arquitecto, acompañado de  su madrina, la Excma. Sra. D. María del Carmen Maroto Vela.

 

 

Posteriormente fueron investidos los Decuriones. El Prefecto interpeló a los postulantes si estaban dispuestos a ser Decuriones, profesar obediencia y aceptar el modo de vida de la Orden. Uno de los Decuriones postulantes leyó la profesión de fe en nombre de todos con la mano puesta sobre el Evangelio. Después de una pequeña oración, comenzó la investidura de los Decuriones mediante el rito del espaldarazo, donde se utiliza una espada que toca primero en el hombro derecho del Decurión arrodillado, luego en el hombro izquierdo y finalmente en la cabeza. Los Decuriones investidos fueron:

- el Sr. D. Don Pablo Romero García, estudiante de 2º de medicina, acompañado de su padrino, el Ilmo. Sr.D. Valentín Pedrosa Rivas.

- el Srta. Doña Blanca Romero García, estudiante de LADE, acompañado de su padrino el Ilmo. Sr. D. Valentín Pedrosa Rivas. 

- Don Ángel de Santiago Oliveras López, arquitecto, acompañado de  su padrino el Ilmo. Sr. D. Vicente Delgado Florencio.

- Don Eduardo Agudo Aponte, farmaceútico, acompañado de su padrino el Excmo. Sr. D. Vicente Delgado Florencio.

- Don Ignacio Ferrer Pérez, farmaceútico, acompañado de su padrino, el Ilmo. Sr. D. Vicente Delgado Florencio.

- Don Rafael Huertas Martínez, médico, acompañado de su padrino, el Ilmo. Sr. D.Javier De Teresa Galván.

- Doña Luisa María Gámiz Marcos, farmaceútica, acompañada de su padrino, el Ilmo. Sr.D. Vicente Delgado Florencio.

- Don Luis Miguel Yeguas López, médico: acompañado de su padrino el Ilmo. Sr. D. Vicente Crespo Ferrer.

- Doña Cristina Canet Jaguarda, licenciada en LADE, acompañada de su padrino, el Ilmo. Sr. D. Pedro José Maldonado Ortega. 

- Don Melchor Garrido Ruiz, farmaceútico acompañado de su padrino el Ilmo. Sr. D. Vicente Delgado Florencio.

 

 

Finalizada la investidura de los grados menores de la orden, comenzó la investidura de los Caballeros. El Gran Maestre realizó una interpelación general a los asistentes a poner alguna objeción a los aspirantes o guardar silencio en lo sucesivo. Ya que ninguno de los que allí estaban puso objeción alguna, se presentó a cada uno de los Caballeros leyendo sus respectivos currículos abreviados por el Caballero Canciller. Después de la Profesión de Fe, llegó el ritual de investidura y espaldarazo, donde cada Caballero se postró de rodillas en un reclinatorio frente al sagrario y afirmó su voluntad de ser nombrado Caballero del Santo Sepulcro y Basílica de San Juan de Dios. Aún de rodillas, se les impuso la muceta y la venera de la Orden bendecida, recibieron el espaldarazo con el bastón de San Juan de Dios, dando un golpe a la derecha, otro a la izquierda y otro a la derecha. Antes de levantarse cada Caballero besó la reliquia del Santo que está en el báculo, recibió su diploma que lo acredita como miembro de la Orden y regresó a su sitio.

En el momento de la investidura cada Caballero estuvo acompañado por dos padrinos. Los Caballeros y Damas investidos junto con los nombres de sus padrinos fueron:

 

- Ilmo. Sr. D. Miguel Ángel León Casas, acompañado por sus padrinos, el Ilmo. Sr. Don José Blas Serrano García y el Ilmo. Sr. Don Jesús Azpeitia Lamana.

 

- Ilmo. Sr. D. Enrique Callejón Arriola, acompañado por sus padrinos  el Ilmo. Sr. Don Manuel García Morillas y el Ilmo. Sr. Don Francisco Rus Palma.

 

- Ilmo. Sr. Don Federico Baeza Sáez, acompañado de sus padrinos, el Excmo Sr. Fray Juan José Hernández Torres, O.H., Gran Maestre de la Orden, y el Ilmo. Sr. Don José Luis Gálvez Rodríguez.

 

- Ilma. Sra. Doña Sheila María González de Vicente, acompañada por sus padrinos  el Ilmo. Sr. Don Antonio Arrieta España y el   Ilmo. Sr. Don Felipe Pascual Torres.

 

Una vez terminada la investidura se inició la procesión al camarín donde descansan los restos de San Juan de Dios. Llegados al camarín y con las puertas del mismo abiertas, todos los Caballeros y Damas, situadas alrededor de la urna con los restos del Santo, hicieron juramento ante las reliquias de San Juan de Dios. Iniciaron la procesión de vuelta mientras se escuchaba el Te Deum y todos los recién investidos volvieron a la Iglesia, recibiendo el saludo litúrgico de los Caballeros que los habían apadrinado.

El Gran Maestre, con una bendición, concluyó la ceremonia.

 

 

 

Por Pedro José Maldonado Ortega. Caballero Cronista.

Por Pedro.Jose.Maldonado | Comentarios desactivados

Los comentarios están cerrados