Crónica de la Solemne Ceremonia de Investidura de Caballeros de 5 de noviembre de 2011

Domingo, 6 noviembre 2011, 17:56 | Categoría : Información

Solemne Ceremonia de Investidura de Caballeros, Escuderos y Decuriones de 5 de Noviembre de 2011

En la tarde del sábado 5 de Noviembre, a las 20:30 horas, en la Basílica de San Juan de Dios de Granada tuvo lugar el Solemne Acto de Investidura de Caballeros de la Orden del Santo Sepulcro y Basílica de San Juan de Dios y la Investidura de Escuderos y Decuriones.

Los Caballeros, Damas, Decuriones y Escuderos ya investidos se dividieron en dos grupos, cada uno de los cuales estaba integrado por aquellos miembros de la Asociación con número de carné par o impar. Cada grupo se organizó en fila por orden de antigüedad en la Institución. A continuación se agregaron a cada fila los Caballeros, Decuriones y Escuderos Postulantes, y las filas así conformadas se situaron respectivamente al pie de cada una de las dos puertas de salida de la Sacristía a la Basílica.
Se inició la procesión de entrada, precedida por la Cruz, los Ciriales, la Espada del Gran Maestre que es utilizada en el acto de investidura- y la Bandera de la Orden. Todos los Caballeros, Escuderos y Decuriones investidos iban cabeza cubierta con la capucha de sus respectivos indumentos. Cada grupo avanzó por el exterior de la nave central hasta las pilas de agua bendita, bordeó el último banco y después continuó el desfile con paso solemne por el interior de la nave central hasta que los integrantes del cortejo llegaron al final y tomaron asiento. Durante esta solemne procesión, se escuchó el himno de la Orden, “Deus Charitas Est”, como en otras ocasiones precedentes, en la versión ofrecida por el Coro de Cantores de la Basílica de San Juan de Dios grabada en disco compacto. Finalizada la procesión de entrada y llegados la Espada y la Cruz al altar cada uno ocupó su sitio.
Los miembros de la Orden ya investidos se colocaron en los primeros bancos de la iglesia, y en el Crucero de la Basílica, al pie de las gradas del Presbiterio, se situaron los Postulantes: Caballeros, Escuderos y Decuriones.

El Ilmo. Sr. Don Juan Luis Aguilera Castilla, Prefecto de los grados menores de la Orden y Magister Ceremoniarum, comenzó el acto con la presentación del Gran Maestre, el Excmo. Sr. Fray Juan José Hernández Torres. La presentación de los Postulantes fue realizada por el Vicecanciller de la Asociación, el Ilmo. Sr. Don José Maldonado Martínez.

El Gran Maestre comenzó indicándonos que los Caballeros que en este día recibirán la capa, muceta y venera se comprometen a velar por la Basílica de San Juan de Dios y sobre todo a salvaguardar el Santo Sepulcro que guarda los restos de San Juan de Dios, pues ya se ha encontrado en peligro en los siglos pasados: en el siglo XIX, en 1808, durante la Guerra de la Independencia, y en el siglo XX, con motivo de la Contienda Civil de 1936.

Prosiguió explicando que la Basílica es un monumento a la caridad, como el retablo mayor nos indica. Los Caballeros y Damas se comprometen a conservar este monumento, y -por lo tanto- a defender un valor estético concreto. Pero esto significa, simultáneamente, salvaguardar un valor ético, pues la Basílica es como un indicador que dirige nuestra mirada de lo estético a lo ético.
Y recalcó que de nada serviría a los Caballeros y Damas defender este monumento con su vida si al mismo tiempo no encarnan y defienden el valor ético de la caridad. De este modo, al defender un sólo valor, el Caballero se convierte en Educador de la Cultura, y por lo tanto, en un personaje contracultural, pues su modo de vida entra en contradicción con el predominio del absurdo como único valor social.

Fray Juan José Hernández expuso que vivimos en una sociedad donde cada vez priman menos los valores pero ciertamente esta decadencia va llegando a su fin. Habló del siglo XXI como el Siglo de la Espiritualidad, el Siglo del Espíritu. Continuó, exponiendo que la posmodernidad propone que todos los valores son iguales, todos dignos de respeto, lo que conduce en realidad a la propuesta de un único valor: lo absurdo; por ello, la posmodernidad ha dejado la sociedad sin valores. Y se está produciendo ya en el siglo XXI un cambio del pensamiento en la sociedad siguiendo la ley del péndulo. El siglo XXI no puede ser otra cosa que el resurgir del Espíritu.

Seguidamente, el Gran Maestre nos recordó el pasaje del Libro del Éxodo que cuenta la historia de Moisés y la Zarza que ardía sin consumirse. Cuando Moisés se acercó a contemplar aquel espectáculo maravilloso escuchó la voz de Dios ordenándole descalzarse y encomendándole la misión de liberar al pueblo de Israel de las manos opresoras de Faraón. Entonces mostró el paralelismo existente entre este texto y el espectáculo maravilloso que constituye la Basílica de San Juan de Dios para subrayar una vez más que de nada serviría este espléndido monumento si no nos llama a cada uno de nosotros a encarnar con nuestra vida el valor de la caridad.

Después de las palabras del Gran Maestre se presentaron a los principales miembros de la Junta Directiva de la Asociación que estaban allí presentes. Como Senescal, la Excma. Sra. Doña María del Carmen Maroto Vela; como Arcarius el Ilmo. Sr. Don José Blas Serrano García; como Vicesenescal el Ilmo. Sr. D. Valentín Pedrosa Rivas; como Vicecanciller el Ilmo. Sr. D. José Maldonado Martínez; como Mariscal, el Ilmo. Sr. D. Miguel Ángel León Casas; como Preceptor, el Ilmo. Sr. D. Felipe Pascual Torres.

Primero comenzó el acto de investidura de los Escuderos, de acuerdo con el protocolo establecido; fueron investidos:
Dom. Don Manuel Estévez Díaz, Licenciado en Ciencias de la Actividad Física del Deporte, acompañado de su padrino el Ilmo. Sr. D. Pedro José Maldonado Ortega.
Dom. Don Antonio Escobar Millán, Técnico Auxiliar Sanitario, acompañado de su padrino el Ilmo. Sr. D. Felipe Pascual Torres.
Dom. Doña Lucía Vélez González, Enfermera del Centro San Rafael de Granada, acompañada de su padrino el Ilmo. Sr. D. Juan Carlos Carrillo Santos.
Dom. Doña María Isabel Morell Vela, estudiante de farmacia, acompañada de su padrimo el Excmo. Sr. Fray Juan José Hernández Torres.
Dom. Don Pablo Gálvez Hernández, estudiante de Farmacia, acompañado de su padrino, el Ilmo. Sr. Don Gabriel Enrique Callejón Arriola.
Dom. Doña Pilar Herrera Montilla, Diplomada en Magisterio, Licenciada en Pedagogía y Coordinadora del Área de Voluntariado del Centro San Rafael de Granada, acompañada de su padrino, el Excmo. Sr. Fray Juan José Hernández Torres.
Dom. Carlos Juan López López, Traductor e Intérprete, acompañado de su padrino, el Ilmo. Sr. D. Pedro José Maldonado Ortega.
Posteriormente fueron investidos los Decuriones. El Prefecto interpeló a los postulantes si estaban dispuestos a ser Decuriones, profesar obediencia y aceptar el modo de vida de la Orden. Uno de los Decuriones postulantes leyó la profesión de fe en nombre de todos con la mano puesta sobre el Evangelio. Después de una pequeña oración, comenzó la investidura de los Decuriones mediante el rito del espaldarazo, donde se utiliza una espada que toca primero en el hombro derecho del Decurión arrodillado, luego en el hombro izquierdo y finalmente en la cabeza. Los Decuriones investidos fueron:

La Srta. Doña Isabel Fernández Chamorro, Diplomada en Enfermería, acompañada de su padrino, el Ilmo. Sr. Don Juan Carlos Carrillo Santos.

La Srta. María del Mar Agudo Aponte, Licenciada en Farmacia, acompañada de su padrino el Ilmo. Sr. D. Felipe Pascual Torres.

Finalizada la investidura de los grados menores de la orden, comenzó la investidura de los Caballeros. El Gran Maestre interpeló en general a los asistentes a poner alguna objeción a los aspirantes o guardar en adelante silencio. Ya que ninguno de los presentes opuso objeción alguna, se presentó a cada uno de los Caballeros leyendo sus respectivos currículos abreviados. Después de la Profesión de Fe, se realizó el ritual de Investidura y Espaldarazo, donde cada Caballero se postró de rodillas en un reclinatorio frente al Sagrario y manifestó su voluntad de ser nombrado Caballero del Santo Sepulcro y Basílica de San Juan de Dios. Aún de rodillas, se les impuso la Capa, la Muceta y la Venera de la Orden bendecida e, inmediatamente después, recibieron el espaldarazo con el Báculo de San Juan de Dios, recibiendo un golpe a la derecha y otro a la izquierda. Antes de levantarse cada Caballero besó la reliquia del Santo que está en el Báculo, recibió el Título que lo acredita como miembro de la Orden y volvió a su sitio.
En el momento de la Investidura cada Caballero estuvo acompañado por dos padrinos. Los Caballeros y Damas investidos junto con los nombres de sus padrinos fueron:

- Ilmo. Sr. Don Jesús López Morcillo, acompañado por sus padrinos, el Ilmo. Sr. Don José Maldonado Martínez, Caballero Fundador y el Ilmo. Sr. Don Felipe Pascual Torres.

- Ilmo. Sr. D. Carlos Jesús Ruiz Cosano, acompañado por sus padrinos el Ilmo. Sr. Don Federico Torres Casado y el Ilmo. Sr. Don Gonzalo Piédrola Angulo.

- Ilmo. Sr. Don Luis Carlos Dávila Ponce de León y Márquez, acompañado de sus padrinos, el Ilmo Sr. D. Carlos Gracián Alcaide y el Excmo. Sr. Gran Maestre y Caballero Fundador, Fray Juan José Hernández Torres.

- Ilmo. Sr. Don Luis Carlos Dávila Ponce de León Moreno, acompañado por sus padrinos el Ilmo. Sr. Don Carlos Gracián Alcaide y el Ilmo. Sr. Don Luis Carlos Dávila Ponce de León y Márquez.

Una vez terminada la Investidura se inició la procesión al Camarín donde se custodian los restos de San Juan de Dios. Llegados al Camarín y con las puertas del mismo abiertas, todos los Caballeros y Damas, situadas alrededor de la Urna con los restos del Santo, hicieron juramento ante las reliquias de San Juan de Dios. Iniciaron la procesión de vuelta mientras se escuchaba el Te Deum y todos los recién investidos volvieron a la Basílica, recibiendo, al pie de las gradas del presbiterio, el saludo litúrgico de los Caballeros que los habían apadrinado.

El Gran Maestre, con una bendición, concluyó la ceremonia.

Posteriormente, se tomó la ya tradicional fotografía de familia y tuvo lugar una animada copa de vino español a la que asistieron las personas recién investidas y sus familiares, así como los demás miembros de la Asociación.

Por Pedro José Maldonado Ortega. Yfo.
Caballero Cronista.

Por Pedro.Jose.Maldonado | Comentarios desactivados

Los comentarios están cerrados