TEMPLO JUBILAR

Mediante el Decreto sobre la concesión de la Indulgencia durante el Jubileo del Año 2025 convocado por Su Santidad el Papa Francisco, en su apartado II (en las pías visitas a los lugares sagrados) la Basílica de la Inmaculada y San Juan de Dios será iglesia jubilar al ostentar rango de Basílica Menor .

 

SOBRE LA CONCESIÓN DE LA INDULGENCIA
DURANTE EL JUBILEO ORDINARIO DEL AÑO 2025
CONVOCADO POR SU SANTIDAD EL PAPA FRANCISCO

 

“Ahora ha llegado el momento de un nuevo Jubileo, para abrir de par en par la Puerta Santa una vez más y ofrecer la experiencia viva del amor de Dios” (Spes non confundit, 6). En la bula de convocación del Jubileo Ordinario del 2025, el Santo Padre, en el momento histórico actual en el que “la humanidad, desmemoriada de los dramas del pasado, está sometida a una prueba nueva y difícil cuando ve a muchas poblaciones oprimidas por la brutalidad de la violencia” (Spes non confundit, 8), llama a todos los cristianos a hacerse peregrinos de esperanza. Esta es una virtud que hay que redescubrir en los signos de los tiempos, los cuales, encerrando “el anhelo del corazón humano, necesitado de la presencia salvífica de Dios, requieren ser transformados en signos de esperanza” (Spes non confundit, 7), que deberá provenir sobretodo de la gracia de Dios y de la plenitud de su misericordia.

Ya en la bula de convocación del Jubileo Extraordinario de la Misericordia del 2015, el Papa Francisco subrayó cuánto adquiría la Indulgencia en ese contexto “una relevancia particular” (Misericordiae Vultus, 22), pues la misericordia de Dios “se transforma en indulgencia del Padre que a través de la Esposa de Cristo alcanza al pecador perdonado y lo libera de todo residuo, consecuencia del pecado” (ibid.). Análogamente hoy el Santo Padre declara que el don de la Indulgencia “permite descubrir cuán ilimitada es la misericordia de Dios. No sin razón en la antigüedad el término «misericordia» era intercambiable con el de «indulgencia», precisamente porque pretende expresar la plenitud del perdón de Dios que no conoce límites” (Spes non confundit, 23). La Indulgencia es entonces, una gracia jubilar.

Por este motivo, también con ocasión del Jubileo Ordinario del 2025, por voluntad del Sumo Pontífice, este “Tribunal de Misericordia”, a quien corresponde disponer todo lo que concierne a la concesión y al uso de la Indulgencia, pretende motivar los ánimos de los fieles para desear y alimentar el pío deseo de obtener la Indulgencia como don de gracia, propio y peculiar de cada Año Santo y establece las siguientes prescripciones, para que los fieles puedan usufructuar de las “disposiciones para poder obtener y hacer efectiva la práctica de la indulgencia jubilar” (Spes non confundit, 23).

Durante el Jubileo Ordinario del 2025 permanece en vigor cualquier otra concesión de Indulgencia. Todos los fieles verdaderamente arrepentidos, excluyendo todo afecto al pecado (cfr. Enchiridion Indulgentiarum, IV ed., norm. 20, § 1) y movidos por espíritu de caridad y que, en el curso del Año Santo, purificados a través del sacramento de la penitencia y alimentados por la Santa Comunión, oren por las intenciones del Sumo Pontífice, podrán conseguir del tesoro de la Iglesia, plenísima Indulgencia, remisión y perdón de sus pecados, pudiéndose aplicar a las almas del Purgatorio en forma de sufragio: (…)

II.- En las pías visitas a los lugares sagrados (…)

en otros lugares del mundo: las dos Basílicas Papales menores de Asís: de San Francisco y de Santa María de los Ángeles; las Basílicas Pontificias de la Virgen de Loreto, de la Virgen de Pompeya, de San Antonio de Padua; cualquier BASÍLICA MENOR, iglesia catedral, iglesia concatedral, santuario mariano, así como, para utilidad de los fieles, cualquier insigne iglesia colegiada o santuario designado por cada Obispo diocesano o eparquial, como también santuarios nacionales o internacionales, “lugares santos de acogida y espacios privilegiados para generar esperanza” (Spes non confundit, 24), indicados por las Conferencias Episcopales.

Dado en Roma, en la Sede la Penitenciaría Apostólica, el 13 de mayo de 2024, Memoria de la Beata Virgen María de Fátima.

Angelo Card. De Donatis

Penitenciario Mayor

S.E. Mons. Krzysztof Nykiel,

Regente.

 

https://www.iubilaeum2025.va/content/dam/iubilaeum2025/calendario/jpg/Calendario-spagnolo.jpg/_jcr_content/renditions/cq5dam.web.1280.1280.jpeg

Presentación del libro “Mírame”

La Editorial Artisplendore ha presentado hoy en la Basílica de San Juan de Dios su séptimo libro de la colección “Mírame / Look at me”. Un libro monográfico de fotografía dedicado al templo juandediano, para dar a conocer una de las obras cumbres del barroco español.

En palabras del Rector de la Basílica y autor de los textos de la edición, Fray Juan José Hernández Torres, durante la presentación del libro, esta nueva publicación bilingüe permite entender mejor el significado de la iglesia, casa madre de la hospitalidad. Y todo un referente para una orden religiosa que está extendida por los cinco continentes.

La empresa encargada de la edición de la guía es ArtiSplendore, que desde hace años colabora en la gestión promocional de la Basílica de San Juan de Dios. Su director, Francisco Moya ha destacado la continuidad de este serie de publicaciones que incluyen templos como las Catedrales de Astorga, Ávila, Jaén o Salamanca. Por un recorrido de 81 imágenes de especial significancia, que dan constancia de lo que supone el templo para Granada y para el arte.

La novedad de esta publicación es su formato asequible para el turista, junto con un diseño sintético, que aporta una gran información para el gran público, teniendo como referencia el texto de Alonso Parra y Cote (S. XVIII).

La Basílica de San Juan de Dios de esta forma refuerza su trascendencia, reivindicándose como un espacio único a nivel artístico y espiritual para todo el mundo. Donde en la actualidad el 70% de sus visitantes son de origen extranjero.

Salvaguarda de la Caridad

El templo granadino acogió el nuevo acto de investidura de la Orden de Caballeros del Santo Sepulcro de San Juan de Dios

Siguiendo la costumbre, con motivo de la festividad de San Juan de Dios el pasado 8 de marzo, el templo que custodia los restos de padre de los pobres, abrió de nuevo sus puertas para la XXXV Ceremonia de Investidura de la Orden de Caballeros del Santo Sepulcro y Real Basílica de San Juan de Dios de Granada, en la tarde del sábado 27 de abril.

Un grupo de nuevos caballeros se incorporó a la institución que promueve la custodia, protección y difusión de un edificio de una trascendencia mundial, como referente de la Orden Hospitalaria y lugar donde reposan los restos de San Juan de Dios, padre de la caridad..

Durante la alocución del Gran Maestre de la Orden, Excmo. Sr. Fr. Juan José Hernández Torres OH, Rector de la Basílica, se invitó a todos los presentes a interiorizar los valores estéticos y éticos que encarna el templo basilical. Que deben plasmarse a través de la nobleza de espíritu y teniendo la caridad como principal baluarte.

La noche previa al acto, tuvo lugar la celebración de la Vela del Santo Sepulcro al modo usual de las Órdenes Militares de Caballería, un momento para reflexionar sobre el compromiso que irían a adquirir los aspirantes.

Fueron Investidos 3 Caballeros y 1 Caballero de Ascenso:

  • Don Alberto Gómez Vidal,
  • Don Leopoldo Garrido Garfia, 
  • Don Santiago de León González.
  • Don Antonio Ángel Garrido Salcedo, Caballero de Ascenso.

Y 1 Decurión de Ascenso:

  • Doña Andrea Fernández García

Y 1 Escudera de nuevo ingreso

  • Srta. Jimena de la Paz Martínez.

Hermandad de la Lanzada

El pasado Martes Santo una representación de la Hermandad de San Juan de Dios y de San Rafael, miembros de la Orden de Caballeros del Santo Sepulcro de San Juan de Dios visitaron a la Hermandad Sacramental de la Sagrada Lanzada de Granada, cofradía vinculada a San Juan de Dios, para desear una buena Estación de Penitencia.
Como señal de esta unión, la candelería del paso de palio de María Santísima de la Caridad lleva el escudo de la Orden Hospitalaria. Además la Ntra Sra. de la Caridad porta la medalla de Hermandad de San Juan de Dios y en su mano derecha el emblema de la Basílica y una replica del bastón de la reliquia.